viernes, 14 de noviembre de 2008

Relatos

AMOR FILIAL CON MI HERMANA Y LACTANCIA EROTICA

Habían pasado ocho años desde que había llevado mi hermana a un hotel y disfrutado del placer prohibido de tenerla. Desde entonces una mezcla de miedo y de pudor había hecho que nos viéramos con miradas cómplices pero que continuáramos deseándonos.

Cuando ella se casó dos años atrás, recuerdo que con el vapor del alcohol y después de haber bailado con ella, la bese disimuladamente en el cuello y le desee la mayor felicidad. En ese día sentí que se estremeció y lo hizo aun más cuando le pedí que fuera por un momento a un lugar apartado entre el salón y los baños donde la bese en la boca con pasión.

El día siguiente después de nacer su primer hijo fui a la clínica, estaba mi madre con ella y yo entré a saludarla, la vi en un bata transparente y trate de disimular cuando vi que su hijo succionaba de la enorme teta en que se habían convertido aquellos pechos rosados y duros que había besado con locura en un hotel de las afueras de la ciudad.

Yo casi habia olvidado ese dia cuando ocurrio la realizaciòn de un sueño que todo aquel que ha gozado del amor filial sabe que es repetitivo: Es un placer ùnico que marca la vida y que no tiene para lelo, por lo que siempre regresa en forma cìclica sin que uno lo pueda detener.

Ella vino un día feriado a mi casa, como muchas veces lo había hecho, pero yo estaba solo con mis dos hijos pequeños de tres y cuatro años ya que mi esposa estaba de viaje por un asunto profesional.

Su esposo la dejó en mi casa y juntos estuvimos hablando de los niños, y luego de darles comida tanto los dos nenes como su bebé se quedaron dormidos. Nos sentamos en la sala y como una cosa natural hablamos de la lactancia así como de la importancia que ella le daba a este aspecto.

No había podido evitar sentirme incómodo cuando ella le estaba dando el pecho al niño, me había incluso parado a buscarle un refresco en ese momento al mismo tiempo que viví una extraña excitación que me recordaba el momento de la clínica.

Estando así sentados, la miré más detenidamente, tenia una falda azul de algodón que le dejaba ver sus piernas blancas, recordé entonces cuanto me había gustado esa visión cuando años atrás había motivado que le dijera que mi carro doblaba solo hacia los hoteles y la felicidad que me dio cuando me dijo que no le importaría.

Repentinamente me dijo, estando los niños dormidos y los dos solos en la sala: "¿Nunca has probado la leche materna?", yo `titubeé y maquinalmente le dije "no", me quedé entonces callado, ella bajó los ojos y dijo: ""deberías, es dulce"... me quede de una pieza, pero le contesté: "me gustaría".

Con una audacia que desconocía me dijo: "si quieres te doy a probar". La quedé mirando a sus hermosos ojos café y le dije con dulzura "si tu quieres"... Ella contestó: "¿aquí?...", ahí comenzó mi ciclo, se me enfriaron las manos y sentí que la sangre me venía al rostro pero reponiéndome le dije: "Ven al cuarto", nos seguimos mirando, entré al cuarto y encendí la TV.

Ella estaba afuera, transcurrieron diez minutos y yo pensé que ya no vendría, sentí vergüenza de mis sentimientos, pero en esa confusión mental tocó la puerta y al abrirla entró ella. Me parecía un sueño, la tomé de una mano y la bese en la boca, primero románticamente y después con locura sintiendo mi lengua entrar a su boca como también su suave lengua tocando el cielo de mi boca y dejándose chupar.

La acosté en la cama y levante su falda, ella se tapó y me dijo que no podía hacerlo por razones médicas, entonces me dirigí a la blusa y comencé a desabrocharla, para encontrarme con un sostén inmenso que encerraba sus tetas hinchadas por la lactancia.

Me quité la ropa frente a ella y puse mi miembro en su mano mientras le halaba el sujetador, ella hizo alguna resistencia pero al fin pude soltarlo y ella emitió un suspiro diciendo que "era una locura".

Al tener delante de mi esas enormes tetas con venas y contraídas, se las mamé con locura pasándomelas por la cara y pasándole la lengua de un pezón a otro. Le dije: "déjame al menos probar tu leche".

Ella apretó su seno y yo succioné locamente su líquido dulce regándomelo por la cara. Yo apreté la otra teta y seguí mamando su leche con enorme excitación mientras ella me pajeaba. Subí entonces y froté mi cabeza hinchada en sus enormes pechos mientras sentía como me hacía gritar el roce de las tetas de mi hermana, luego ella bajó y se lo metió en la boca, me lo mamó con sed, mientras yo veía el contraste de mi miembro moreno con sus tetas y boquita rosada.

Me habría encantado meterselo, pero no podía, así que le pedía que se apretara los pechos y le regué estas con mi líquido preseminal sobre los dos pezones. Seguidamente le dije que me iba a hacer acabar, ella pidió "acaba, acaba, damela". Yo la senté en la cama y me deleité metiendoselo en la boca, frotándoselo en los labios, la cara y sus tetas hinchadas.

Cuando sentí que mi leche venía, le pedí que se juntara sus dos tetas y empecé a moverme como loco, "toma mi leche mi amor, toma mi leche en tus tetaaaaas asiiiiii" y solté un chorro de leche espesa que le baño los pezones, los labios y la cara de mi hermana.

Ahora ella y yo sabíamos que nos deseábamos.
***relato tomado de www.marqueze.net***

*************************************************************************************
Laura, una mujer de 27 años y virgen, tiene su primera vez con una embarazada que le da la leche de sus senos.

A primera vista, Laura es una chica normal, se diría que hasta tímida. De hecho nadie creería que esta mujer de aspecto delicado, tuvo su primer experiencia sexual con una mujer, y además embarazada, y que se lleno la boca de la leche de sus senos...


Aunque parezca mentira, Laura, con sus veintisiete años nunca había tenido relaciones sexuales. Las experiencias de la adolescencia le habían dejado mal sabor, los chicos eran siempre muy rudos... tal vez por eso fue descubriendo dentro de sí que le atraían más las mujeres que los hombres. También tal vez por eso, se excitaba leyendo los avisos que ofertaban servicios sexuales de los periódicos de la ciudad, al punto de haberse masturbado varias veces leyéndolos. De esta forma, un día decidió que iba a tener su primera experiencia con una mujer, y para ello se propuso contratar los servicios de una profesional. Lo cierto es que apenas abrió el diario en las páginas que ofrecían servicios íntimos, le llamó la atención este anuncio:

"TANIA, FUTURA MAMÁ, SIETE MESES Y MEDIO, PRUEBA UNA EXPERIENCIA DIFERENTE" el aviso incluía un teléfono de contacto. Después de decirse que era una locura, se decidió a llamar. La voz de mujer que le contestó del otro lado ya la excitó al punto de empapar sus bragas...estaba tan caliente que apenas tuvo voz para confirmar la cita.

La mujer que atendió a Laura era una morena de unos 30 años. Baja de estatura, era bastante bonita, con un culo grande, que a Laura le pareció espectacular. Llevaba una bata transparente, muy escotada, que dejaba ver dos estupendas tetas que por la forma en que caían se adivinaban repletas de leche. Debajo de la bata, lo único que llevaba puesta era una diminuta braga negra, cuya parte trasera era un hilo diminuto que se perdía entre las soberbias nalgas. La bata resaltaba su enorme panza, coronada por un ombligo putiagudo, que Laura miraba como hipnotiza. Ya desnudas, ambas mujeres se besaron apasionadamente, Tania recorría la boca de Laura con su lengua, exploraba cada recoveco, en un lance de lenguas que iba excitando cada vez más a Laura. Después, Tania se sentó sobre la cama, y la otra mujer se ubicó detrás de ella. Así, mientras le besaba el cuello suavemente, empezó a acariciarle la panza, de forma tan suave que parecía apenas tocarla. Fue bajando hasta la concha de la embarazada, que encontró rematada de una espesa mata de pelo, y empapada de un jugo viscoso, que goteando lentamente empezaba a manchar la cama. Con la otra mano, fue bajando por detrás hasta separar las nalgas, para introducir un dedo en el ano. Primero fue suavemente, pero el sentir la fuerza que le oponía el esfínter a su dedo la calentó tanto que rápidamente le introdujo todo un dedo en el culo a su compañera, que emitió un grito mezcla de dolor y satisfacción.

Después subió hasta las tetas, grandes, pesadas de leche y coronadas por dos inmensas y oscuras areolas. Jugó con los pezones, y empezó a masajear las tetas, de forma que de pronto sintió las manos húmedas de leche, que comenzaba a gotear de ambas tetas. Enloquecida de placer, se dio vuelta, ubicándose en el regazo de Tania. De esta forma empezó a chupar con fuerza las tetas de la embarazada, que generosas primero le dieron algunas gotas, para luego dispararle en la garganta grandes chorros lácteos. Por momentos se atragantaba con la leche, pero no quería perder una sola gota, por lo que no apartó la boca de aquellos inmensos pezones que descargaban en su boca una leche bien dulce y caliente. Los últimos chorros no los ingirió, si no que manteniéndolos en la boca, se incorporó para besar largamente a la preñada, de forma tal que las bocas de las dos fueron una sola locura de lenguas, saliva y leche, que Tania terminó por tragar sin desperdiciar nada.

Después de este juego, que dejó a Laura al borde del orgasmo, cambiaron de postura. Laura se tumbó boca arriba en la cama, bien abierta de piernas y ofreciéndole su concha empapada a la preñada. Esta se puso boca abajo, y empezó a lamer suavemente los muslos de su compañera, para ir trazando con su lengua círculos cada vez más estrechos, que terminaban en su clítoris. Entonces, Tania se incorporó un poco, de forma tal que la concha de Laura queda a tiro de su tetas, tras lo cual empezó a apretárselas alternativamente, con tan buena puntería, que le llenó la concha de leche. Hecho esto, la preñadota empezó a lamerle el coño a su compañera, de forma tal que con cada lamida se tomaba una deliciosa mezcla de leche y jugos vaginales, que le caía por la barbilla y humedecía las sábanas. De pronto, Laura empezó a gemir de forma cada vez más fuerte, a la vez que los espasmos inconfundibles del orgasmo recorrían su cuerpo como una corriente eléctrica. Ya fuera de sí, gritó, se retorció y empezó a insultar a su compañera, llamándola "puta" y "preñadota puta", hasta quedar exhausta después de un profundo orgasmo.

Por desgracia, el tiempo se había terminado, y Tania debía prepararse para recibir al próximo cliente. Mientras Laura se despedía de Tania con un profundo beso, y le daba un suave pellizo en los senos, sentía que ya tenía ganas de tener sexo nuevamente con aquella embarazada que la había desvirgado de manera excepcional...
***relato tomado de todorelatos.com***

*************************************************************************************
Como iba yo a saber que el hecho de que a cada momento que podía usaba el tiraleches de Miroslava (mi amiga……) me provocaría que en 3 semana y a mis 16 años pudiera yo estar lactando………ya se que se llama lactancia inducida y tengo 33 años y no he dejado de lactar.

Todo comenzó cuando en casa de mis padres estando ellos por cuestiones familiares fueras y quedándome en casa por la escuela y no puedo negar que por un poco de miedo le pedí a la mamà de mi amiga que si me dejaba quedarme a dormir en su casa los días que mis padres estuvieran fuera y la señora acepto.

Miros y yo tenemos mucho tiempo de conocernos por lo que el vernos en ropa interior o desnudas no nos es extraño. Vivimos en un lugar costero…. Tropical en México. Uno de esos días que me encontraba preparándome para dormir le pedí a Miros un cepillo para el cabello y me indico en que cajón se encontraban y al buscarlo no solo encontré lo que buscaba sino un tíraleche y le pregunte a Miros que si que hacia ella con eso y oh sorpresa ella me dijo lo utilizo yo………pero no entendía teníamos 16 y que yo supiera no estaba embarazada ( mi ignorancia de entonces) le pregunte ¿para que lo quieres? Y ella me dijo – sabes es algo que quería contarte hace tiempo pero me daba pena confesarte algo y creo que es el momento- seguía sin entender me tomo de la mano y me llevo a su cama y me sentó. Poniéndose de frente a mí con esa ombliguera y unas pantis pequeñas que dejaban ver sus bellos a los lados me pasaron escalofríos por que nunca me había hablado con tanta seriedad y espere su explicación.

-sabes me gusta acariciar mis pechos y después mi cuerpo- y le dije – bueno eso no tiene nada de malo yo lo hago también- después de un memento en silencio – pensando en ti, te quiero como mujer- queeeeeeeee no supe que mas decir que mas hacer Miros es blanca como yo mide 1.69m delgada no mucho busto pero si caderona como toda buena mujer de la costa yo a diferencia de ella mido 1.67m 34c en busto y caderona como ella somos no muy bonitas pero si atractivas (bueno eso digo yo) después de un momento lo único que atine a decir fue - pero como? ¿En que estas pensando? Esto no puede ser … yo………. Y me dio un beso y lo que sentí fue nervios y el que pasa, que hago…….pero fue tarde respondí a la sensación de lo tibio de su boca y lo tierno que su lengua buscaba la mía por que no lo se…. me gusto respondí con la misma intensidad será que yo también sentía lo mismo y lo confundía con cariño de amigas de toda la vida al día de hoy no lo se si así empezó todo hoy estoy convencida que nos amamos.

Después del beso me pregunto -¿y bien……..?- lo único que atine a hacer fue volverla a besar a ella en eso se separo y se apuro a poner seguro en la puerta por su mama y lo que me dijo te voy a enseñar a usar el tiraleches …. Y sin mas me quito mi camisón y quedando solo en pantaletas empezó a besar mis tetas entre besos lamidas y mordidas me puso el tiraleches y empezó a jalar mmmmm que rico sentir como te va jalando y te va abriendo la punta del pezón así estuvo hasta que no aguante mas y le pedí que tocara mi panocha y así lo hizo me masturbo hasta que me vine fue tan especial ya que el dolor que sentía en mis pezones y las contracciones me dieron un sensación especial algo que no había sentido. No me podía quedar atrás y realice lo mismo y para mi sorpresa a Miros ya le salían unas gotas de leche pues ella tenia tiempo realizando este juego con su tírale che aunque poco, tenia un sabor algo dulce y tibio eso me éxito mas así que ya que era mi primera vez con una mujer (de hecho de estar con otra persona) no sabia que hacer y Miros con delicadeza me giro y colocándose encima de mi empezó a frotarse encontrar mi que ricura no me imagine que fuera así y menos con una mujer y en los momento en que podía tener algo de lucidez me cuestionaba que estaba haciendo pero Miros se encargaba de que se me olvidara a intervalos me daba sus tetas para mamarlas y eso era el paraíso

Creo que por nuestra falta de experiencia fue todo lo que pudimos hacer. Pero a partir de ese día y hasta hoy somos pareja y desde los 16 ella y yo estamos lactando, ella fue la que me indujo a la lactancia es nuestra fantasía eterna aunque no les voy a negar que en ocasiones nos hace pasar vergüenzas cuando nos manchamos o tenemos que sacarnos la leche en lugares públicos o no convencionales.
***relato tomado de todorelatos.com***
*************************************************************************************

LACTANCIA PECAMINOSA (INCESTO MADRE - HIJO)

EL TÍTULO LO DICE TODO

Había cumplido los catorce y la verdad es que cada día me sentía menos atraído por los estudios y en cambio mi afición por la masturbación era cada vez mayor, los diversos comentarios que escuchaba acerca de mi semblante, confirmaban la versión del espejo, definitivamente mi contextura y mis enormes ojeras me delataban.


Con disgusto notaba que para mi familia mas cercana esta situación no había pasado desapercibida, la preocupación de mi madre era evidente y mi hermanita menor con la sinceridad que la caracteriza me lo hacia saber a cada momento.


En mi fuero interno reconocía que si bien hacerse una paja de vez en cuando es saludable y satisfactorio, hacerlo con tanta frecuencia y en forma consuetudinaria, podía resultar dañino para la salud; pero no podía evitarlo, algunos vagos recuerdos de mi infancia mas temprana me estimulaban la livido en forma incontrolable, confabulándose contra mi vano intento de abstinencia e induciéndome al mas rotundo fracaso, pese a mis esfuerzos, siempre terminaba siendo derrotado por la lujuria.


Lo desconcertante de este asunto es que aquellos perturbadores recuerdos no estaban absolutamente confirmados en mi memoria, siempre rondaba una exculpadora duda ¿ Son realmente recuerdos ó son producto de mi imaginación ó rezagos de un sueño?


Estoy convencido que son auténticos recuerdos, pero debo reconocer que aunque no tengo la absoluta certeza, lo real y concreto es que cada vez que veo pasar a mi madre en bata, balanceando sus enormes pechos, siento en mi genitalidad un intenso calor proveniente de lo mas íntimo de ella.


He llegado al extremo de masturbarme hasta en el baño del colegio y lo curioso del asunto es que cuando algunos compañeros me han sorprendido en plena paja, lejos de llamarles la atención el acto en sí, los comentarios se han centrado en las dimensiones de mi miembro, al punto de hacerme creer que he sido privilegiadamente dotado por la naturaleza.


Han sido varias las oportunidades que me he librado de ser sorprendido por mi propia madre en plena autosatisfacción, pero tenía que caer en algún momento y así fue, en efecto; estaba en mi dormitorio haciéndolo desnudo sobre mi cama, cuando ella entró sorpresivamente en el preciso instante en que llegaba al clímax y entre gemidos expelía abundantes chorros de semen.


Que situación embarazosa la mía, pero a la vez inevitable, ella apareció en el preciso instante de la "ida sin retorno", es decir cuando ni un milagro puede impedir la polución y tuvo que ocurrir ante la atónita mirada de mi madre, la que mas asustada que yo, no atinó sino a cerrar y asegurar la puerta para que nadie mas pudiese enterarse de lo ocurrido.


Yo inicialmente desconcertado y luego avergonzado al punto que exploté en llanto, mi madre por su parte, conmovida y acongojada, pues en realidad su auténtica intención no fue la de ponerme en tan incómoda situación, sino mas bien, ella pretendía tener una oportunidad para aconsejarme acerca de mis notorios excesos.


El caso es que compadecida se sentó en la cama y abrazado a ella yo lloraba desconsoladamente.


Sus primeras palabras fueron: "Hijito ya no llores mas, perdona mi impertinencia y no sientas vergüenza, lo que haz hecho no es tan malo, es algo natural y lo hace casi todo el mundo, lo único que me preocupa es que te puedas enviciar y eso afecte tu salud".


Ya mas calmado, le respondí "Mamita si he tratado y sigo tratando, pero debo confesarte que hay algo mas fuerte que yo que me impulsa a hacerlo y por mas que trato no puedo evitarlo".


El diálogo continuó "Haber cuéntame de que se trata, estoy segura de poder ayudarte"


Nuevamente me sentí en un aprieto y le hice saber que contárselo me daría mucha vergüenza.


Separándose ligeramente de mi y mirándome a los ojos me dijo "Hijo mío una madre siempre quiere lo mejor para un hijo, debes vencer esa vergüenza y hablarme con toda sinceridad, quien mejor que yo para ayudarte, vamos hombre confía en mi".


Con palabras entrecortadas empecé a hablar "Teee tengo una imagen en la mente, de cuando me dabas de lactar, no, mejor ya no me sigas preguntando".


Ella con algo de nerviosismo y con cierto rubor en el rostro, me insistió "No me dejes con la intriga, sigue hablando, necesito saber hasta que punto haz logrado recordar algunas cosas, puedes estar seguro que todo tiene una explicación".


Sus palabras y la forma en que me las dijo, confirmaron que efectivamente lo que guardaba en la mente eran recuerdos y no se trataba de otra cosa. Este hecho me dio valor para proseguir diciendo "Bueno mamá, ten la seguridad que lo recuerdo con total claridad, tu agitación y tus gemidos me siguen enloqueciendo hasta ahora"


Tiritaba, el rubor de su rostro se acentuó considerablemente y con un timbre extraño en su voz me dijo "Yo.... yo te lo explicaré todo, pe... pero esto quedará entre nosotros" y prosiguió "Yo siempre he sido de temperamento muy ardiente, tu me comprendes ya eres un hombrecito. Al año de tu nacimiento tu padre sufrió un grave accidente que lo dejó incapacitado por mas de dos años", y prosiguió "Cuando todavía no te salían los dientes, la sensación que me dabas en los pezones al mamar, me recorría por todo el cuerpo, tu me comprendes, es por eso que me agitaba y gemía"


Yo me sentía con la situación bajo control y ya casi totalmente seguro de mis recuerdos, así es que insistí "Si mami pero yo quiero que me expliques lo que pasó cando ya me habían salido los dientes".


Mis palabras hicieron estragos, lo pude notar en la expresión de su rostro, seguramente no esperaba que yo recordara tanto, pero ya estaba cercada y lo tenía que afrontar y me dijo "Tu, hijo tu, desde que naciste tuviste un miembro desproporcionado y cada vez que mamabas se te paraba", lo dijo sin despegar los ojos de mi intimidad que había permanecido al descubierto y que ante la estimulante situación sobrecargada de lascivia, comenzaba a reaccionar.


Sus enormes pechos latían estrepitosamente y prosiguió, conmocionada "Ten en cuenta mi temperamento y que pasé mucho tiempo sin marido, ................. tu, mientras mamabas tenías una tremenda erección y te frotabas contra mi cuerpo, yo solamente me acariciaba hasta gozar"


A estas alturas ya la sentía excitada y sometida, yo me encontraba con el miembro en todo su esplendor; con suavidad cogí su trémula mano y llevándola a mi intimidad le insistí "Di la verdad ¿Solamente te acariciabas hasta gozar? o es que talvez también te valías del instrumento que ahora tienes entre las manos.


En un estado de conmoción total y apretándome el miembro nerviosamente me respondió "Si, lo confieso, si lo hice, llegó un momento que no pude mas y me clavé mientras me chupabas los pezones, yo tenía urgencia por gozar, la lubricación me brotaba a borbotones y mientras me corría, si, ....... si que gritaba y me retorcía como una histérica, me sentía como una perra en celo, igual que ahora"


Abriéndose el camisón que es todo lo que traía puesto, subió a la cama y me montó, condujo mi palpitante cabezón hasta su impaciente entrada íntima y se resbaló hasta la "empuñadura" gracias a la sobrecargada lubricación que le manaba de entre las piernas.


Yo hubiese querido hacerle algunos juegos preliminares, tal como siempre me lo había imaginado, pero la arrechura que se traía, no admitía prolegómeno alguno.


Ya se encontraba ella en otra dimensión, sacudiéndose frenéticamente, hora gimiendo, luego balbuceando sonidos guturales, cuando no intentando frases incoherentes.


Incansablemente gozaba una y otra vez, su íntimo calor era sofocante y a la vez placentero, su entusiasmo por el sexo resultaba sin igual. Cada vez trataba de ser mas profundamente penetrada, sin lograrlo, pues ya tenía la cabeza de mi miembro presionándole el mero epicentro que a su vez hacía de tope.


Gozamos como nadie puede imaginarse y después de ese día hubieron muchos mas, al principio yo estaba tan entusiasmado como ella y no desperdiciábamos oportunidad para hacerlo con pasión enfermisa, pero la verdad es que no pude resistir el trote y me he visto precisado a pedirle ayuda a dos amigos mas, porque lo de ella no es muy normal que digamos, ha resultado insaciable y dominada por el furor uterino.


Uno de los amigos que permití participar de la relación íntima con mi ardorosa progenitora fue precisamente OCTOPUSI, a quien le pedí que plasmara en blanco y negro mi peculiar historia, con la condición que me ubique en el contexto del relato como el narrador y me nombre en primera persona; conociéndolo tan bien como lo conozco estoy seguro que ha cumplido con hacerlo tal como lo prometió.
***relato tomado de todorelatos.com***
*************************************************************************************

LACTANCIA EROTICA

Si el sexo en muchas ocasiones es tabú, hay prácticas dentro de este que son innombrables. Muchas veces habremos escuchado eso de "le pegué un polvo" "follamos como locos" etc. pero... ¿Alguna vez escuchasteis comentar a alguien que hubiese mamado la leche de su señora embarazada y que ello le proporcionase placer sexual?Pues no es nada nuevo.

Bien, pues a esta práctica se le llama galactofilia o Lactofilia y es bastante más normal de lo que parece ya que aproximadamente un treinta por ciento de los hombres, que ya tiene su mérito dado que no todos disponen de una mujer recién parida a su lado. Pero hay más: no pocas veces, trabajando de puta, en clubes (o me llamaban al piso en la última temporada) entraban hombres y preguntaban "si alguna daba leche" (si alguna lo hacía lo cobraba a precio de oro).

Yo todavía no estuve nunca embarazada y menos aún, lógicamente, tener un hijo, así que no se lo que se siente, pero algunas compañeras de oficio me manifestaron en su momento sentir muchisimo placer cuando las mamaban, incluso en un par de casos me comentaron que llegaban al orgasmo muy facilmente con esa práctica y no hablo de gente rara, hablo de gente que descubría eso y hasta ellas se extrañaban.

En algunos casos no hace falta ni estar embarazada, a mi nunca me salió, pero conocí a un par de chicas que a base de masajearse lograban sacar algo parecido a la leche. Muchas transexuales también lo logran pero aquí el problema es otro: exceso de estrogenos en sus tratamientos.

Hay una situación en la que las mujeres debemos de acudir al médico, a lo mejor le chafamos la alegría a nuestra pareja pero... el dar leche sin estar embarazada o parida puede ser un problema hormonal generado por un fallo en la hipófisis y que a su vez, si no se trata a tiempo, puede generar otros.

¿Alguno que se hubiese deleitado con la leche materna y alguno de estos juegos eróticos en cualquiera de sus variantes?
***relato tomado de http://www.videosgratis.tv/sexualidad/lactancia-erotica/

16 comentarios:

Jonathan dijo...

demonios, estas son lo mejor, mas D:!!!!!!!

Anónimo dijo...

mi chico espera el viernes para mamar como bb es tan tierno y plasentero

Anónimo dijo...

mi chico es muy suave lame mi peson y toma un buen rato mi bb tiene 40 y es muy mimosote

Anónimo dijo...

cuando nos duchamos se prende dise q gosa mas

Marirosa dijo...

Hola, a mi marido le gusta mucho mamar de mis pechos y como a mi me hace llegar al orgasmo con solo eso, no he dejado de darle de mamar desde que nació mi hijo, aunque este solo toma mi leche en vaso, despues de extraerla yo con un sacaleches.
Las que teneis los pezones sensibles como yo podeis comprenderme perfectamente.

Anónimo dijo...

HOLA ME LLAMO JOSSELYN SON MADRE SOLTERA, ME LLAMA MUCHO LA ATENCION ESTE TEMA ES RICO TENGO UN BB DE 4 MESES Y TENGO LECHE ME GUSTARIA AMAMANTAR PERO QUE SEA EDUCADO RESPETUOSO Y LIMPIO A CAMBIO DE UN AYUDA LES DOY LA LECHE QUE QUIERAN (vivo sola y tengo muchos gastos :() UN CABALLERO AQUI LES DEJO MI NUMERO SI ES 949768871, PIENSO PRACTICARLO MUCHO TIEMPO Y SI ERES DE OTRO PAIS CON MUCHO GUSTO QUIERO CONOCER MUCHA GENTE ESTOY SOLAAAAA :(

LOBOBLANCO dijo...

Hola preciosa Josselyn, si estas dando de lactar debes de tener unos pechos hermozos y llenos de leche, soy de lima-Peru, no se exactamente si eres de Peru pero aun asi me gustaria conversar contigo acerca de la lactancia erotica. Mi correo es LOBOBLANCO_1784@HOTMAIL.COM, espero que me agreges y podamos conversar de muchas cosas muy pronto. Soy muy educado y limpio por siaca jajajaja
Cuidate mucho preciosa y espero conversar contigo pronto, bye

Anónimo dijo...

hola josselyn. quisiera concerte tiens face? en que pais vives?

Anónimo dijo...

Al fin un lugar con relatos sobre una forma mas de complementar el goce pleno del sexo.

Anónimo dijo...

Hola Josselin, me gustaria conocerte y poder mamarte tus tetas. También poder ayudarte con tus gastos, soy de Veracruz, México. De donde eres tu? Mi correo es jcab25@hotmail.com

Anónimo dijo...

Hola, Soy Victor, tengo 25 años, vivo en Bogotá, Colombia, quiero mamarle los senos a una mujer (si fera por mi me la pasaría pegado a sus pechos), soy respetuoso, higienico, creativo; También busco novia que le guste que le chupe los senos. Mi correo es ramtor11@hotmail.co. Escribeme y nos conocemos si quieres...gracias.

Anónimo dijo...

Hola, Soy Victor, tengo 25 años, vivo en Bogotá, Colombia, quiero mamarle los senos a una mujer (si fera por mi me la pasaría pegado a sus pechos), soy respetuoso, higienico, creativo; También busco novia que le guste que le chupe los senos. Mi correo es ramtor11@hotmail.com, gracias.

BETO dijo...

Hola. Soy BETO. Hombre maduro y soltero de Buenos Aires. Me gustaría conocer una mujer con quien compartir ésta maravillosa forma de disfrutar el sexo, llena de ternura, dulzura y erotismo. Mi e-mail:sharkly2004@yahoo.com.ar
Besos, mamadas y hasta pronto.

Anónimo dijo...

Hola Josselin, me gustaria conocerte y poder mamarte tus tetas.soy de colombia. mi correo es camilom820@gmail.com

Anónimo dijo...

Óla m yamo jennyka tngo 24 añós kieró practikar la lactacía inducida sóy d busto grand 38 D sóy mexíkana 9711042244 recibo whats app

Anónimo dijo...

me gustaria q m proporcionaran tel o cel d una mujer q tenga lechita para mi soy mujer y xfavor q cea d guadalajara jalisco.chapala jalisco gracias urge

COMENTARIOS